Chistes originales

Algunos chistes pueden sonar repetidos y si una vez que los escuchamos sabemos de qué se trata y la reacción final no será la más esperada. Cuando contamos chistes, queremos que más que divertidos, sean nuevos y capaces de sorprender a los oyentes por su originalidad y autenticidad. 

Hemos creado una lista de chistes muy originales de los cuales seguramente nadie tiene idea, con los que podrás romper el hielo y causar sorpresa, mientras las personas admiran tu capacidad de inventar y hacer reír a los demás. 

La originalidad es un valor que las personas aprecian, ya que se trata de demostrar que somos diferentes y que ofrecemos algo nuevo, como por ejemplo esta lista de chistes nuevos para compartir. 

Según las definiciones, la diversión es el uso de tiempo planeado como método terapéutico para la mente o el cuerpo, en nuestro caso, la diversión se trata de estos chistes originales cortos que presentaremos a continuación. No te pierdas ninguno de ellos y realiza una selección de tus favoritos para compartir con tus amigos. 

Si lo que te va son los chistes originales pero malos, no te preocupes, aquí te dejamos la selección de lo peor de lo peor. Seguro que no podrás parar de reír.

Estaba Juan y Pedro trabajando de leñadores, cuando de pronto Juan se corta un brazo, rápidamente Pedro mete en una bolsa de plástico el brazo de Juan y lo lleva al hospital. Al siguiente día Pedro va a ver a Juan y lo encuentra jugando tenis, y Pedro dice:
- ¡Vaya, que avanzada es la tecnología de hoy!
Después de unos días, Juan se reincorpora al trabajo, pero el muy tonto se corta una pierna. De nuevo Pedro mete en una bolsa de plástico la pierna de Juan, y lo lleva al hospital. Al siguiente día Pedro lo va a visitar y lo encuentra jugando fútbol, y Pedro dice:
- ¡No cabe duda que esta tecnología es excelente!
El día siguiente Juan se reincorpora al trabajo, pero el muy tonto se corta la cabeza, rápidamente Pedro toma la cabeza de Juan, y la mete en una bolsa de plástico y lo lleva al hospital. Al siguiente día Pedro va a visitar a Juan, pero no lo encuentra por ningún lado, rápidamente Pedro le pregunta a la enfermera dónde esta su amigo Juan y ella le contesta:
- ¡Se hubiera salvado! ¡De no ser por un idiota que le metió la cabeza en una bolsa de plástico y se asfixió!
Un lechero que se está muriendo en el hospital reúne a sus dos hijos, su hija y su esposa y, rodeado por todos ellos y su enfermera, les reparte su herencia:

Dice a su hijo mayor:

- A ti, Pedro, te dejo las casas del Norte.

- A ti, hijita, te dejo todos los apartamentos de la zona Sur.

- A ti, Carlitos, por ser mi hijo menor, con un gran porvenir, te dejo las oficinas del Centro.

- Y a ti, mi querida esposa, el edificio del Barrio las Cumbres, al Oeste de la Ciudad.

La enfermera, impresionada, le dice a la esposa:

- Señora, su esposo es muy rico: les está heredando muchas propiedades!

Y la esposa, sin perder el tiempo le responde:

- ¡Qué rico ni qué ni m#~@! ¡Esas son las rutas por donde reparte la leche...!
Un hombre de 34 años va a la consulta médica y le dice al especialista:
-Doctor, estoy muy preocupado porque a esta temprana edad, he empezado a notar una acelerada disminución en mi potencia viril...
El médico le hace una serie de minuciosos exámenes y pruebas que incluyen la seducción de su hermosa enfermera, y luego le dice:
-Bien amigo, los síntomas suyos son como los de un hombre de más de 65 años que ya está agotando su capacidad sexual. Seguramente usted ha disfrutado de la vida de una manera más acelerada que el promedio normal de los hombres....
-No lo entiendo muy bien doctor... -Contesta el paciente.
-Se lo explicaré con una analogía para que me comprenda: Todos los hombres nacemos con cierta potencia que en la medida en que la vamos gastando, lógicamente va disminuyendo. Es como si naciéramos con una dotación de cohetes o fuegos artificiales, que en la medida en que los vamos lanzando para que estallen, se van agotando...
-Ya estoy entendiendo doctor, y como de que cantidad de cohetitos de esos estamos hablando?
-El promedio es de unos 12.000... ¡ah eso si! dependiendo la alimentación... -dice el médico.
El hombre hace algunas cuentas mentalmente... luego de unos minutos termina de hacer sus cálculos, y muy sonriente le dice al galeno:
-Doctor, si son 12.000, entonces no es mi caso; creo que aún me faltan muchas relaciones... mejor dicho aún me falta lanzar al aire y estallar muchos cohetes para llegar a esa cifra...
El médico lo mira por encima de las gafas y muy adusto le aclara:
-Ah... LOS QUE ESTALLAN EN LAS MANOS, TAMBIÉN CUENTAN...!
En la sala de cirugía están operando a un paciente, cuando entra el director de la clínica y grita:
-¡ESPEREN!... Detengan el trasplante que ha habido un rechazo!
-¿Un rechazo? ¿Del órgano implantado, Doctor? -pregunta le enfermera
-¡NO..! ¡Del Banco! ¡El cheque no tiene fondos!
A un viejecito lo iban a operar de la prostata y la enfermera una monjita con mucho pudor le dijo que primero había que afeitarle en esas partes.
Sostuvo con cuidado la punta del pene para poderlo afeitar. Al rato y con el movimiento al afeitarlo el paciente viejito le dijo:
- Hermana ya la puede soltar que ya se mantiene sola...
La enfermera le dice al médico:
- Hay un hombre invisible en la sala de espera.
Y el doctor responde:
- Dígale que en este momento no puedo verlo.
Después de una larga enfermedad, la mujer muere y llega a los portones del Cielo.
Mientras espera por San Pedro, ella ve a través de las rejas a sus padres, amigos y a todos los que habían partido antes que ella, sentados a una mesa, apreciando un banquete maravilloso. Cuando San Pedro llega, ella le comenta:
- ¡Que lugar tan lindo! ¿Como hago para entrar?
- Yo voy a decir una palabra. Si Ud. la deletrea correctamente la primera vez, entra, si se equivoca, va directo al infierno, respondió él.
- OK, ¿cuál es la palabra?
- AMOR.
Ella la deletreó correctamente y pasó por los portones. Un año después, San Pedro le pidió que vigilase los portones aquel día. Para su sorpresa, aparece su marido.
- Hola! ¡Qué sorpresa! - dice ella.
- ¿Como estás?
- Ah!, pues he estado muy bien desde que falleciste. Me casé con aquella bella enfermera que te cuidó, gané la lotería y me hice millonario. Vendí la casa donde vivíamos y compré una mansión. Viajé con mi esposa por todo el mundo. Estábamos de vacaciones justamente cuando decidí ir a esquiar. Me caí..., el esquí me cayó en la cabeza y aquí estoy. ¿Como hago para entrar?
- Yo voy a decirte una palabra. Si la deletreas correctamente la primera vez puedes entrar, si no, vas directo al infierno -respondió ella.
- OK, ¿cual es la palabra?
- SCHWARZENEGGER.
Entra el doctor a la sala con una bella enfermera a su lado. Luego de unos vistazos a todos los lados, el doctor cierra la puerta y comienza a preguntarle a la enfermera:
- ¿De quién son estos ojitos?
La enfermera responde:
- ¡No lo sé!
- ¿Y de quién son estas orejitas?
- ¡No lo sé!
- ¿Y de quién es este cuellito?
- ¡No lo sé!
- ¿Y de quién son estos pechitos?
- ¡No lo sé!Insistía la enfermera.
- ¡Caramba!, Dice muy enojado el doctor, ¡este Servicio Médico Forense es un completo desorden!
Pepita, la enfermera, atiende la llamada telefónica que se está produciendo en la consulta.
- ¿Sí, dígame?
- ¿Oiga, el doctor Mata?
- Sí señor. ¿Qué desea?
- Anular la visita.
Llega un hombre a una clínica y le dice a un medico: doctor, doctor, rápido, rápido, mi esposa esta tendida en la cama con el cráneo partido en dos.
No puedo tengo un caso más urgente.
¿Urgente?
Sí una enfermera acostada en una camilla con las piernas abiertas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información