Chistes graciosos

Desde siempre hemos tenido gusto por los cuentos más graciosos y atrevidos que nos hagan morir de risa. Para reír un buen rato, nada mejor que una serie de chistes actuales que jamás hayamos escuchado antes. Aunque hay quienes prefieren chistes antiguos que les recuerde lo más divertido de otros tiempos, siempre buscaremos los encuentros más chistosos que nos haga reír a carcajadas sin importar la época. 

En esta sección las ocurrencias no terminan. Te presentamos los chistes más graciosos con los personajes más irreverentes y absurdos que te harán pasar un buen rato y aumentar tu repertorio de chistes para contar. 

- Mi mujer me hizo creyente
- ¿Y eso?
- ¡Yo no creía en el infierno hasta que me casé con ella!
Un lechero que se está muriendo en el hospital reúne a sus dos hijos, su hija y su esposa y, rodeado por todos ellos y su enfermera, les reparte su herencia:

Dice a su hijo mayor:

- A ti, Pedro, te dejo las casas del Norte.

- A ti, hijita, te dejo todos los apartamentos de la zona Sur.

- A ti, Carlitos, por ser mi hijo menor, con un gran porvenir, te dejo las oficinas del Centro.

- Y a ti, mi querida esposa, el edificio del Barrio las Cumbres, al Oeste de la Ciudad.

La enfermera, impresionada, le dice a la esposa:

- Señora, su esposo es muy rico: les está heredando muchas propiedades!

Y la esposa, sin perder el tiempo le responde:

- ¡Qué rico ni qué ni m#~@! ¡Esas son las rutas por donde reparte la leche...!
Entra el doctor a la sala con una bella enfermera a su lado. Luego de unos vistazos a todos los lados, el doctor cierra la puerta y comienza a preguntarle a la enfermera:
- ¿De quién son estos ojitos?
La enfermera responde:
- ¡No lo sé!
- ¿Y de quién son estas orejitas?
- ¡No lo sé!
- ¿Y de quién es este cuellito?
- ¡No lo sé!
- ¿Y de quién son estos pechitos?
- ¡No lo sé!Insistía la enfermera.
- ¡Caramba!, Dice muy enojado el doctor, ¡este Servicio Médico Forense es un completo desorden!
Un tipo llega al doctor aquejado de un dolor en la rodilla. El galeno cuando lo examina le pregunta:
-¿Usted por casualidad toca trompeta?
-Sí doctor, ¿Por qué?
-Pues, ¡Esa es la causa del dolor!
-Pero doctor, ¿Qué tiene que ver el tocar trompeta con la rodilla?
-Yo soy el doctor y sé que es así. Así que no toque más esa trompeta si quiere sanarse.
-Está bien, usted es el que sabe, la venderé.
Cuando el paciente sale, la enfermera intrigada por el diagnóstico le dice al doctor:
-Pero doctor, en verdad no veo la relación de la trompeta con la rodilla.
-No tiene ninguna relación. Este tipo es mi vecino del piso de arriba, y me tiene aburrido con el ruido de la trompeta.


Dos enfermeras comentan al ver pasar a un médico:
- Qué bien que se viste el doctor Garcés!
- Si, y qué rápido!
Un hombre está mirando descaradamente a dos chicas que están en la playa en bikini, y una le pregunta:
- Pero, bueno, ¿tú qué coño quieres?
- ¡Ah!, ¿es qué puedo elegir?
¿Sabes por qué los tontos preparan muchas bolsitas de té?
Porque leyeron un letrero que decía: Cristo viene prepáraTe.
Ring, ring, suena el teléfono a las cuatro de la mañana, al descolgar se oye una voz que pregunta:
-Aló, aló, ¿La familia Silva?
Una voz dormilona contesta:
-¡No tonto, la familia duerme!
- ¿Por qué vas dando palmas por la calle?
- Para espantar a los elefantes.
- Pero, ¡si no hay ninguno!
- ¡Coño! ¡Porque funciona!
Un alemán, un francés, un inglés y un chileno comentan en un museo sobre un cuadro de Adán y Eva en el Paraíso.
El alemán dice:
-Miren que perfección de cuerpos: ella esbelta y espigada, él con ese cuerpo atlético, los músculos perfilados ... Deben ser alemanes.
Inmediatamente, el francés reaccionó:
-No lo creo , es claro el erotismo que se desprende de ambas figuras ... Ella tan femenina... él tan masculino ... saben que pronto llegará la tentación ... deben ser franceses.
Moviendo negativamente la cabeza el inglés comenta:
-Noten la serenidad de sus rostros, la delicadeza de la pose, la sobriedad del gesto... solo pueden ser ingleses.
Después de unos segundos más de contemplación el chileno exclama:
-No estoy de acuerdo, miren bien: no tienen ropa, no tienen zapatos, no tienen casa, solo tienen una triste manzana para comer, no protestan y todavía creen los muy tontos que están en el paraíso ... no esos lo único que pueden ser , es ser chilenos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información